Última Hora

Horas después de que la Fiscalía allanara su vivienda, en La Unión, Celso Gamboa habló rápidamente con los medios de prensa.

Montado en su carro el exmagistrado de la Sala Tercera aseguró que "ha dado la cara" y agregó que "no tengo ningún problema en seguir haciéndolo (dar la cara)".

Agregó que colabora con el Ministerio Público y dijo que hasta se puso en contacto con la Fiscalía tiempo atrás para darle su dirección de la casa.

No entró en detalles sobre las pesquisas realizadas por los agentes en su vivienda, en la que una adulta mayor tuvo que ser atendida médicamente. Gamboa indicó que fue porque se "asustó" al ver el operativo en la vivienda.

La fiscala general,  Emilia Navas, explicó que el allanamiento se realizó por el presunto delito de tentativa de tráfico de influencias.

La acción policial se da “por aparentemente solicitar a diputados a que se ausentaran de la votación en la que se le podía destituir del puesto”.

Los diputados del Partido Acción Ciudadana (PAC), Marco Vinicio Redondo y Marcela Guerrero, denunciaron en el plenario que Gamboa se puso en contacto con ellos (el 9 de abril) para pedirles "que no se presente" (a la votación) o "se enferme", según expresaron ambos legisladores.

El pasado martes 10 de abril Gamboa fue destituido por la Asamblea Legislativa, en una votación en la que cada diputado dijo públicamente si estaba a favor o en contra de la medida; de los 57 diputados solo llegaron 41, para un total de 39 votos a favor; dos se abstuvieron de votar y no hubo votos en contra.

A Celso Gamboa también se le investiga por los delitos de incumplimiento de deberes, prevaricato, faltas al deber de probidad, tráfico de influencias, abuso de autoridad, cohecho y ocultamiento de prueba en favor del empresario del cemento chino Juan Carlos Bolaños.