Última Hora

El director de la Policía Penitenciaria, Pablo Bertozzi, asegura que si los diputados no aprueban un proyecto de ley para bloquear la señal celular en las cárceles, los delincuentes seguirán usando gatos y otros métodos para meter teléfonos a los centros penales.

El hallazgo de un gato en La Reforma con un celular, el cargador, la batería y hasta manos libres, pone una vez más en evidencia, la vulnerabilidad del sistema carcelario.

El felino fue descubierto la noche del lunes en el ámbito de mínima seguridad del penal ubicado en San Rafael de Alajuela.

Según la policía, unos sujetos que se dedican a estafar desde la reforma entrenaron al animal para que llegara hasta ese punto.

Bertozzi asegura que la solución para acabar con el ingreso de teléfonos a las prisiones, es la aprobación del proyecto de ley para bloquear la señal de celulares en las cárceles.

Los diputados de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico dictaminaron de forma positiva el proyecto, pero falta que la totalidad de congresistas voten la iniciativa.

El uso de animales para introducir drogas y teléfonos a centros penales ya es conocido.

Primero fue una paloma en agosto del 2015. Unos delincuentes le adaptaron un dispositivo casero para que transportara 14 gramos de cocaína y 14 de marihuana.

El 22 de marzo otro gato fue detectado en La Reforma cuando cargaba celulares.

La ley no contempla castigos para quien introduzca teléfonos a las cárceles ya sea dentro del cuerpo o mediante el uso de animales.