Última Hora

La recuperación avanza positivamente.

Samuel y su hermano Ezequiel están más pendientes de lo que pasa alrededor. 

Ahora, el principal reto que enfrentan los médicos es la alimentación.

Por ahora están recibiendo mezclas preparadas por medio de una vía.

Samuel tiene cerrada la herida de su cabeza, ahora los cirujanos plásticos trabajan más de cerca con su hermano Ezequiel.

El hospital Nacional de Niños también reportó una disminución en el suministro de antibióticos otros medicamentos que toman Samuel y Ezequiel para controlar las convulsiones.

Los dos pequeños -que nacieron unidos por la cabeza en diciembre del 2015- fueron separados el pasado 24 de febrero, en una cirugía que duró más de 20 horas y en la que participaron 33 profesionales.