Última Hora

Para Samuel servir es parte de su misión de vida.

Desde que tenía 4 años empezó a asistir junto a su madre a los grupos de oración del Padre Pío.

Ahí fue donde se nutrió del legado del Padre Pío, su amor a Dios y a los demás.

Empezó cuando tenía 4 años, ya lleva 7 años sirviendo en la iglesia.

Con la supervisión de su madre y demás colaboradoras él se encarga de las ventas de las empanadas en la cocina del padre Pío, esta abre todos los 23 de cada mes.

Samuel cursa el quinto grado de la escuela, este joven misionero ya tiene claro que estudiará cuando se grande, sueña con ser un gran arquitecto.

Su historia en el reportaje adjunto.