Última Hora

En un pequeño pueblo del sudoeste de Irán, algunas mujeres fueron recompensadas por haber  asistido a partidos de fútbol, en un país donde son generalmente excluidas, indicó este martes un medio local.

El diario conservador Sobh-e No afirmó que se habían entregado premios a algunas mujeres tras un partido de fútbol la semana pasada en el pueblo de Chahijan, de solo 209 habitantes, en la provincia de Bouchehr.

Las autoridades religiosas prohíben a las iraníes asistir a partidos de fútbol, afirmando que deben ser protegidas del ambiente masculino que reina, pese a que esta decisión es frecuentemente criticada por los responsables políticos.

"Una querida abuela tomó parte en todos los partidos como espectadora", indicó el jugador y antiguo alcalde del pueblo, Ali Omrani, según el diario.

"Vino con su bastón para recibir su premio y todos los espectadores se levantaron y aplaudieron durante varios minutos", señaló, afirmando que si "los que se oponen a la presencia de mujeres en los estadios hubieran estado aquí, habrían cambiado de punto de vista".

En el pueblo de Chahijan, las mujeres acuden a las tribunas de los estadios desde hace más de una década.

"En lugar de tener eventos puramente masculinos, tenemos eventos humanos. Pensamos que el deseo de todos los iraníes es suprimir estas restricciones", añadió Omrani.