Última Hora

Un Cen-Cinai en una de las zonas más pobres de Puntarenas está cerrado hace diez meses tras una inversión de 150 millones de colones.

Los trabajos abandonados y los delincuentes desmantelaron la estructura.

En las imágenes adjuntas se muestra como se robaron gran parte del cielorraso. Las llaves del agua de los lavatorios se las llevaron.

La tubería que protege el cableado eléctrico y una gran cantidad de cable también fue saqueado.

Mobiliario y hasta los juguetes de los niños se los llevaron los delincuentes.

En el suelo aún está la muestra de quienes son los más afectados.

Son los expedientes de algunos de los 160 niños y madres que hasta junio del 2017 eran atendidos en el centro de educación y nutrición y centro infantil de atención integral Los Almendros en Barranca, según el Estado de la Nación, una de las zonas más pobres del país.

En junio del año pasado empezó la remodelación del Cen-Cinai, el cual tendría una inversión de 150 millones de colones.

Los trabajos estaban a cargo de una empresa contratada por medio de una licitación.

Esta situación ha provocado que más de 160 niños no cuenten con la atención debida. Por el momento, en otro sitio cercano atienden con alimentación y cuidado a 60 pequeños.

Una madre asegura que muchos de ellos para asistir a otro centro de este tipo, deben pagar lo que llaman “un peaje” en uno de los barrios de esa zona, para poder pasar de un sitio a otro.

Nadie sabe cuándo volverá a abrir este centro, pues gran parte de la inversión se perdió.

Muchos de los menores que se reciben en estos establecimientos presentan un perfil socioeconómico bastante delicado; en ocasiones los niños son agredidos física y verbalmente, provienen de hogares disfuncionales, y debido a los altos niveles de pobreza en los que se desarrollan, son muchos los casos de malnutrición.

Veremos cuánto dura la incapacidad del estado para solucionar este problema que, según confirmó Telenoticias, aún no llega a la fiscalía de Puntarenas.