Última Hora

La asamblea del fútbol de Guatemala aprobó este viernes los estatutos exigidos por la FIFA para levantar la suspensión que mantiene en contra de este país y que le impide participar en torneos internacionales.

El actual presidente de la Federación de Fútbol (Fedefut), Jorge Mario Véliz, dijo a periodistas deportivos que ahora los estatutos serán enviados al ente rector local, la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) quien debe aprobar o rechazar la reforma legal.

"Estoy convencido, por el proceso que llevamos, que (la) CDAG aprobará los estatutos y esperamos que para el miércoles 11 de abril se estén enviando a la FIFA" para su análisis y así levantar la sanción que pesa para este país desde hace un año.

La aprobación de la reforma estatutaria que exige la FIFA se dio luego que el Congreso aprobó el 21 de marzo pasado una reforma a la ley del deporte.

Los diputados reformaron el artículo 98 de esa ley, que permite que las entidades deportivas locales se puedan regir por los estatutos de las organizaciones internacionales a las que están adscritas.

Tal medida permite transparentar el deporte y reducir la injerencia estatal en la Fedefut, como lo requirió la FIFA.

Asimismo, la Fedefut deberá elegir a las nuevas autoridades que dirigirán el destino del balompié guatemalteco bajo los nuevos lineamientos de la FIFA.

La FIFA suspendió al fútbol de Guatemala el 28 de octubre de 2016 tras destaparse un caso de corrupción, y la medida impide que los clubes y selecciones del país compitan en torneos internacionales.

El fútbol guatemalteco corre el riesgo de ser desafiliado de la FIFA si no cumple con los requisitos del organismo mundial para el 30 de abril próximo.  

Desde la suspensión, los equipos de Guatemala se han quedado sin participar en la Copa Oro, Juegos Centroamericanos y la Liga de Campeones de la Concacaf, entre otras competencias.

La Fedefut entró en crisis en diciembre de 2015 luego de que la justicia estadounidense destapó un caso de corrupción internacional que arrastró a altos directivos del deporte latinoamericano, incluidos los dos jerarcas del balompié guatemalteco. 

La situación se agudizó por la negativa de los clubes locales a reconocer la ampliación del mandato de una comisión de la FIFA que pretendía ordenar la Fedefut, incluyendo la redacción de nuevos estatutos y el llamado a elecciones.