Última Hora

Aquiles, el perro entrenado en busca de sangre y personas, falleció tras casi 10 años de servicio según el OIJ, debido a un mal gástrico.

Este can ayudó a resolver 354 casos como homicidios, tentativas de homicidio, atropellos y búsqueda de cuerpos.

Y tras ocho años de servicio continuo, este bloodhound nacido en Costa Rica, murió este miércoles a consecuencia del síndrome de torsión gástrica.

El perro fue encontrado sin vida en el espacio que ocupaba en unidad cania del OIJ.

Quienes trabajaron con él cuentan que su aporte marcó un antes y un después en el análisis de escenarios de crímenes.

Con la muerte de Aquiles los instructores aceleran el entrenamiento de Dush, que será el sustituto y que, de hecho, ya participa en investigaciones.

Aquiles llegó al OIJ en el 2009, una familia lo donó a la Policía Municipal de Belén y ese cuerpo policial a su vez, lo entregó al Poder Judicial para que fuera el primero en ser entrenado en búsqueda de sangre y restos humanos.