Última Hora

El autobús que transportaba a los jugadores del Mánchester City sufrió daños por el lanzamiento de botellas a su llegada a Anfield para medirse con el Liverpool, este miércoles en cuartos de final de la 'Champions', constató un fotógrafo de la AFP.

Varios centenares de aficionados 'reds' tributaron un hostil recibimiento a los 'Citizens' en las pequeñas calles aledañas al estadio, mientras portaban bengalas, cerca de una hora antes del pitido inicial.

Algunos aficionados lanzaron botellas y latas, causando daños en los cristales del vehículo, a pesar de estar escoltado por policías a pie y a caballo.

Según varios medios británicos, el club visitante regresará en otro autobús a Mánchester al terminar el partido.

"No esperábamos esto después de lo que pasó la pasada temporada en Dortmund. Sé que esto no es el Liverpool", reaccionó Pep Guardiola al micrófono de BT Sport.

"No lo entiendo. Hicimos todo para evitar este tipo de situaciones, pido perdón de parte del Liverpool", se excusó por su parte su homólogo de los 'Reds' Jurgen Klopp.

El club pidió perdón poco después "condenando de la forma más rotunda las escenas" de antes del partido.

"Pedimos perdón sin reservas a Pep Guardiola, a sus jugadores, a su cuerpo técnico y a los dirigentes afectados", escribió en un comunicado el Liverpool, que precisó que "cooperará para identificar a los responsables".