Última Hora

A las 11:18 a. m., Fabricio Alvarado llegó a la escuela Joaquín García Monge para emitir su voto, lo que generó un caos en el centro de votación que mezcló algarabía con trifulca ante la cantidad de seguidores y medios de comunicación.

Pese a contar con la seguridad, avanzó con mucha dificultad hasta su junta receptora donde emitió el sufragio.

Banderas y gritos de “No más PAC” lo acompañaron en cada uno de los pasos que se dificultaron conforme avanzaba al lugar.

Con ayuda de la Policía Municipal de Desamparados, el candidato de Restauración Nacional logró dirigirse a la prensa apenas se bajó de su vehículo.

“Muy contento y con mucho entusiasmo por la respuesta de la gente. Esto es una fiesta democrática y que se está viviendo como tal, tenemos reportes de las provincias costeras y creemos que será un gran resultado para nosotros, el apoyo será aún más contundente en esta segunda ronda”, aseguró con dificultad entre el tumulto de gente.

Alvarado llegó acompañado de su esposa Laura Moscoa, quien desde temprano ejerció su voto antes de las 10 a. m. en otro centro educativo.

Luego de ejercer su voto el candidato atendió de forma más ordenada a los medios de comunicación.