Última Hora

Marianela Barboza, estudiante de ingeniería civil de la Universidad de Costa Rica (UCR), denunció en su cuenta en Twitter haber sido sacada de un bar en la Calle de la Amargura, en San Pedro, porque cacheteó a un cliente que le agarró una nalga.

En entrevista con Teletica.com, la joven asegura que los hechos ocurrieron en el bar Einstein, el jueves pasado entre 8:30 p. m. y 9 p. m.

Uno de los dueños del bar aseguró a este medio que ya se disculpó con la joven por el actuar de quien la echó, pero además insistió en que su comercio no tolera el acoso.

El relato de ella.

Barboza, de 20 años y vecina de Zapote, contó qué fue lo que pasó. Este es su relato textual:

"Yo estaba conversando con una amistad cuando un hombre me agarró la nalga. Me dio cólera, no es la primera vez que me pasa y cuando volví a ver el hombre salió corriendo. Lo seguí porque no me dejo faltar el respeto.

"Cuando lo confronté en el segundo piso le dije que cómo se le ocurría hacerlo y que no le permitiría hacerlo. El me dijo que no había sido, yo estaba muy enojada y molesta y le di una cachetada.

"Llegó un amigo de él a decirme que por qué lo había cacheteado, y yo le dije que no me dejaría de indecentes como él. Le dije que aprendiera a respetar a las mujeres.

"Cuando bajé las gradas me encontré a un señor de seguridad y le dije que un hombre estaba tocando a mujeres; lo fueron a buscar y lo sacaron del bar.

"Pero después yo estaba con mi amistad y el mismo guarda me llamó y yo pensé que era para darle algún tipo de seguimiento, pero fue para echarme del bar. Cuando le pregunté por qué me dijo que en las cámaras aparecía cuando yo le di la cacheteada a ese hombre y le dije que sí, que no me dejaría que me faltaran al respeto".

Barboza enfatiza en que la denuncia la externó porque desea enviar un mensaje a las mujeres para que "no se queden calladas, que no permitan esos irrespetos, que se defiendan".

Posición del bar

Danilo Sancho, uno de los dueños del bar, conversó con Teletica.com sobre lo ocurrido a la estudiante de la UCR.

En primera instancia aseguró que el trabajador de seguridad actuó de manera "incorrecta". "Nosotros no somos permisivos con el acoso", expresó.

Sancho aseguró que ya se puso en contacto con la afectada y no solo le ofreció disculpas, sino que la invitó a formar parte de una campaña contra el acoso. Ella confirmó la comunicación con el propietario.

"Yo tengo hijas, sobrinas, mis socios tienen hijas. No quisiera que esto le ocurra a ellas, por eso no toleramos el acoso", indicó Sancho, quien aprovechó para adelantar que pronto el bar lanzará una campaña de concientización sobre la diversidad sexual, las drogas y el acoso.

"Queremos que otros comercios de la zona se unan a esta campaña que pronto lanzaremos en una primera fase con el tema de las drogas. Y con Marianela queremos que nos apoye con la del acoso", apuntó Sancho.