Última Hora

El equipo femenino del PSG se impuso sin dificultades al Barcelona por 2-0, este sábado en el Parque de los Príncipes, con lo que pasó a la final de la Liga de Campeones, en la segunda vez en su historia que lo logra.

Lea también: Shirley Cruz hace historia y clasifica a su quinta final de Champions League Femenina

Las parisinas ya habían disputado una final en 2015, perdida frente a las alemanas del Fráncfort por 2-1, por lo que ahora buscarán su primer título en Cardiff el 1 de junio, donde se medirán a Lyon o Mánchester City, que juegan este sábado.

Contra el Barcelona, las jugadoras de Patrice Lair se habían impuesto ya en la ida por 3-1 en Cataluña.

Para la centrocampista costarricense Shirley Cruz, de 31 años, capitana del PSG, será la oportunidad de ganar su tercera Champions, tras las dos obtenidas con el Lyon en 2011 y 2012.

El primer gol llegó cuando la brasileña Cristiane fue objeto de un penalti, tras una falta dentro del área, que transformó Sabrina Delannoy (55).

Al abrir el marcador, el PSG empezó a jugar mejor y tuvo una ocasión con un disparo de la española Verónica Boquete, que fue detenido por la portera del equipo catalán.

El 2-0 llegó en el minuto 61 por medio de la española Irene Paredes, con un remate dentro del área tras un golpe franco.

"Es una felicidad jugar en este campo y con este ambiente. Pudimos despertarnos en el segundo período para marcar los goles. Será probablemente una final 100% francesa y eso es bueno para el fútbol femenino francés. Hay que continuar poniendo los medios para ello", dijo la costarricense Shirley Cruz.

Xavi LLorens, entrenador del FC Barcelona, felicitó a sus jugadoras pese a la derrota.

"Ha sido un orgullo poder jugar de igual a igual al PSG. Errores ingenuos en defensa nos costaron dos goles. Siento un poco de amargura por esos dos tantos, pero el partido fue satisfactorio", dijo Llorens. 

"En la línea de ataque se notan las diferencias entre los dos equipos. Estamos en un proyecto, intentando crecer. Vamos a intentar fichar a las mejores jugadoras, una por línea, aunque hay cuestiones de salarios para saber si podemos permitírnoslo o no", concluyó el técnico del Barcelona.