Última Hora

La libertad de prensa en el mundo está más amenazada que nunca debido a las informaciones falsas y la retórica antimedios de líderes como Donald Trump, según el informe anual de RSF, que deplora asimismo la grave situación en América Latina y especialmente en México.

Sin embargo, hay países en el mundo que tienen buenas o muy buenas condiciones para el ejercicio del periodismo, como es el caso de Costa Rica, que se ubica en el puesto 6 y es junto a Jamaica (8) en las excepciones en Latinoamérica.

"Costa Rica, el país mejor calificado de América Latina en libertad de expresión y derechos humanos, constituye una excepción en una región corroída por la corrupción y la inseguridad. 

"A pesar de que el oficio periodístico se ejerce manera relativamente libre y de que existe una avanzada legislación en materia de libertad de información, se han registrado en el pasado algunas prácticas negativas contra medios de comunicación –en 2014 el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) espió al Diario Extra", escribió RSF en su reporte de este 2017.

De Centroamérica el otro mejor ubicado es Belice (41), luego le siguen El Salvador (62), Nicaragua (92), Panamá (96),  Guatemala (118) y Honduras (140).

La llegada al poder de Trump en Estados Unidos "precipitó la caza de los periodistas", deploró esta semana Reporteros Sin Fronteras (RSF). 

Al acusarlos a los periodistas de publicar informaciones falsas, Trump "no solo compromete una larga tradición estadounidense de lucha por la libertad de expresión", sino que "contribuye a desinhibir los ataques contra la prensa en el mundo", dijo la organización.

En la era de la posverdad, "nada parece frenar el retroceso en las democracias" y países considerados antaño como "virtuosos" retroceden en la clasificación de RSF, como Estados Unidos (situado en el puesto 43, dos más abajo que en 2016), Reino Unido (40, -2) y Chile (33, - 2).

Preocupación por Venezuela

En esta lista que abren Noruega, Suecia y Finlandia -en ese orden- y cierra en la posición 180 Corea del Norte, 72 países se hallan en una situación "difícil" o "muy grave", como China (176) y Cuba (173), donde la muerte de Fidel Castro, "uno de los peores depredadores de la libertad de prensa en el mundo", no alteró el "monopolio del Estado sobre la información". 

En este grupo, también destacan Rusia (148) México (147), Honduras (140), Venezuela (137), Colombia (129), Guatemala (118) y Paraguay (110). 

Aunque México sigue encabezando la lista negra en América Latina, el caso de Venezuela preocupa especialmente a Reporteros Sin Fronteras.

"Estamos muy preocupados (...) Desde hace mucho tiempo, y acompañando ahora la crisis en Venezuela, observamos que hay un control fuerte de la circulación de información por parte del gobierno de Nicolás Maduro, que no tolera las críticas", dijo este miércoles el director para América Latina de RSF, Emmanuel Colombié, al presentar el informe anual para la región en Rio de Janeiro.

Colombié denunció que el trabajo de los periodistas en las recientes manifestaciones opositoras, en las que se han reportado una treintena de muertos, se ha vuelto "cada vez más complicado, con arrestos arbitrarios" y también lamentó la expulsión de periodistas extranjeros en el país petrolero.

México, el más peligroso después de Siria y Afganistán

RSF incide un año más en México, donde diez periodistas fueron asesinados en 2016, siendo un país "gangrenado por la corrupción y la violencia del crimen organizado, especialmente a nivel local".

En términos de riesgo para la vida de los periodistas, la organización recordó que México se situó en 2016 solo por detrás de Siria (177) y Afganistán (120) y remarcó que la situación no parece mejorar este 2017, donde sólo en el último mes y medio ya se han registrado cuatro muertos.

Los asesinatos han tenido lugar en el estado de Veracruz (este), la zona más peligrosa de América para ejercer la profesión, pero también en Guerrero (sur) y los estados norteños de Chihuahua y Baja California Sur.

El cambio de gobiernos en Veracruz, Chihuahua y Baja California Sur ha hecho que "los cárteles de la droga reacomoden sus fuerzas y es donde recientemente han sido asesinados periodistas", estimó la representante en México de RSF, Balbina Flores.

Brasil, el segundo país más mortífero para los periodistas en América Latina, registró el año pasado el asesinato de tres periodistas por su ejercicio periodístico y de otros cuatro presuntamente por la misma razón. 

Preocupan a RSF la violencia policial contra comunicadores en manifestaciones del gigante latinoamericano y las "amenazas" a comunicadores populares en las favelas.

Nicaragua se desploma, Colombia mejora

La organización destacó que la mayor caída en esta lista la registró Nicaragua (92, - 17), donde la reelección del presidente Daniel Ortega se caracterizó por "múltiples casos de censura, intimidación, acoso y detenciones arbitrarias", según el informe.

En medio de este retroceso que afectó a seis de cada diez países, RSF se congratula de la mejora "esperanzadora" en Colombia (129, +5) atribuida a los acuerdos de paz para poner fin al conflicto armado, "fuente de censura y de violencia contra la prensa". Además, en 2016, por primera vez en siete años, no fue asesinado ningún periodista.

En el mismo grupo, la Turquía de Recep Tayyip Erdogan, se halla en el puesto 155 y se ha convertido "en la mayor prisión del mundo", según RSF.

Por regiones, la libertad de prensa empeoró en todas desde 2013. La más difícil y peligrosa para los periodistas sigue siendo Oriente Medio y el norte de África, seguida de Europa del Este y Asia Central, Asia-Pacífico, África, América y Europa Occidental.