Última Hora

En algún momento, la mayoría de las personas siente que quizás su lugar en la vida es uno muy distinto al camino que actualmente transitan.

Es era el caso de Roxana, quien iba en camino a convertirse en ingeniera cuando le asalto su "crisis artística" y decidió dejarlo todo por perseguir sus inclinaciones artísticas.

Solo que, además de hacerlo, ella decidió experimentar con una técnica bastante inusual: sus cuadros están hechos a base de maquillaje.

Hoy, ella no oólo vive de su arte, sino que incursiona en el campo del tatuaje. Conversamos con ella sobre las lecciones aprendidas en su camino a la felicidad.