Última Hora

Limón. Se tienen el uno al otro, uno es escudero, el otro comandante del ataque limonense, pero ambos trabajan por un único objetivo: llevar a Limón FC a lo más alto. 

Los hermanos Marín viven su mejor momento en su carrera de la mano al éxito caribeño. 

Erick Marín es el pilar defensivo y su regreso ante Saprissa fue fundamental para cerrar la goleada 5-1.

Su hermano Miguel, ayudó con un tiro libre con un golazo que aplaudió con todo la grada caribeña. 

"La provincia se ha portado de la mejor manera con nosotros. Ellos están muy motivados y en la calle se habla solo del equipo. Estamos viviendo muchas cosas buenas acá en Limón", indicó Erick. 

Vea: Santos podría tener lista la iluminación de su estadio para una eventual final

Ambos jugadores viajan de San José cada inicio de semana y se mantienen en la casa club del equipo hasta los días de partido. 

La convivencia entre hermanos es fundamental para las charlas y en la preparación de los partidos. 

"Desde que jugamos en Barrio México juntos soñábamos con debutar en Primera División al lado y Limón nos dio la oportunidad. A Erick se le da mucho el papel de líder y yo trato de copiar algunas cosas de él. Yo soy de hablar poco y él es un ejemplo a seguir", indicó Miguel. 

Vea: Comercio guapileño se beneficia con los éxitos del Santos

"Vivirlo con mi hermano es increíble. Jugar juntos es algo que siempre habíamos querido y ahora estamos pensando en cosas grandes. La estadía nos ayuda a exigirnos más", explicó Erick. 

Ambos jugadores esperan hacer historia con Limón FC, que este fin domingo visita al Santos de Guápiles en el Ebal Rodríguez en el clásico del Caribe.