Última Hora

Pese a que la intensidad de las erupciones ha disminuido, los expertos recomiendan a los vecinos del volcán Poás no bajar la guardia con el coloso.

La emanación de gases y abundante vapor de agua persisten, mientras que la pluma se levanta alrededor de los 1.000 metros de altura sobre la cima.

También se presentaron una serie de pequeñas erupciones freáticas, intercaladas con amplitudes variables de tremor de baja a moderada.

Raúl Mora, vulcanólogo de la Universidad de Costa Rica, aseguró que los sismos de baja intensidad, las erupciones y la caída de ceniza continuarán siendo parte del panorama de la zona, por lo que los cuidados deben mantenerse.

Observe más detalles en el video adjunto.