Última Hora

Un piano con más de 60 años de antigüedad encabeza una lista de costosos daños que dejó una fuga de agua en el Centro de Escazú.

Era un domingo normal en Escazú hasta que una fuga que ocurrió alrededor de las seis de la tarde terminó metiendo el agua hasta por los techos.

La fuerza del agua era tal, que los vecinos temían que los cables de electricidad fueran derribados por el agua y ocasionar un problema mayor.

Aunque un ingeniero de Acueductos y Alcantarillados visitó las viviendas afectadas, al parecer con el fin de que el instituto cubra el costo de los daños, los afectados no dejan de reclamar la lentitud

La cantidad de agua desperdiciada no ha sido cuantificada.