Última Hora

La angustia invade a los comerciantes cercanos al volcán Poás. Algunos de ellos ya piensan en cerrar sus negocios.

Es sábado, día en que antes había un pico de ventas, pero ahora los comercios lucen vacíos.  

El retén policial de seguridad tres kilómetros antes del Poás ha hecho que los turistas desaparezcan de la zona.

Los pocos que llegan hasta este punto son sorprendidos por la Fuerza Pública y se devuelven sin realizar compras.

Observe más detalles sobre este tema en el video adjunto.