Última Hora

Jake Beckford pasó de descender dos veces en la Primera División a jugar con un grande, con el equipo de sus amores y con el que realizó sus ligas menores: Liga Deportiva Alajuelense.

El volante vivió en cuatro días momentos de tristeza en Pérez Zeledón con el descenso de San Carlos pero también la mayor alegría en su carrera, vestirse de rojinegro.

“El descenso es una de las cosas más duras que he vivido en esto del fútbol, no se lo deseo a ningún colega o compañero”, comenta Beckford.

El jugador admite que los  descensos vividos con Uruguay de Coronado y San Carlos le dejaron cicatrices, aunque ahora espera pasar la página y ganarse un campo en el plantel de Benito Floro.

“Quiero demostrar por qué se dieron las negociaciones y por qué estoy aquí. Dios primero salga todo de la mejor manera.

Beckford tiene 22 años y firmó por dos torneos cortos con los rojinegros.