Última Hora

Con solo escuchar “tarjeta de crédito” muchas personas arrugan la cara.

Probablemente porque han tenido muy malas experiencias usándolas.

Pero lo cierto es que se les puede sacar mucho provecho, si uno sabe usarlas.

La trampa no es aceptar la tarjeta de crédito, el peligro está en no saber usarla.

Muchos no entienden cómo usar adecuadamente la tarjeta de crédito para que trabaje a su favor y se convierta en una pesadilla de nunca acabar.

Por eso, si usted usa tarjeta de crédito, siga estos consejos:

 

Consejo 1: Siempre que pueda, pague de contado

Es lo más óptimo. Es decir, pagar exactamente la cantidad que gastó y hacerlo antes del límite de pago. De esta forma, usted no pagará intereses.

Consejo 2: Si no puede pagar de contado, no pague el mínimo, pague más.

El pago mínimo apenas cubre una parte muy pequeña de la cuota, ya que más de la mitad se puede ir en puros intereses y gastos administrativos, por lo que usted no está realmente pagando ninguna deuda.

 

Consejo 3: No use la tarjeta de crédito para pagar otras tarjetas.

 

Consejo 4: Si su tarjeta se está convirtiendo en un problema financiero, deje de usarla de inmediato.

 

En resumen: la tarjeta funciona mejor si la usa como medio de pago y no de financiamiento. Siempre que pueda, pague de contado el saldo de la tarjeta. Y si no puede, pague más del mínimo.

Y recuerde que las personas que usan inteligentemente la tarjeta de crédito le sacan el jugo de muchas formas: aprovechan las tasas cero, acumulan millas y puntos que canjean por artículos o incluso les sirve para pagar el saldo de la misma tarjeta.