Última Hora

Corrió por toda la cancha. Dribló cuanto italiano pudo entre la maraña de piernas y lo intentó de todas las formas posibles, todas sin éxito.

Lea también: Juventus supera al Barcelona y pasa a semifinales de Champions League

El frustrante 0-0 acabó con la vida del Barcelona en la Champions League, y de pasó, puso final a la ilusión y el sueño de Neymar, por mucho el mejor jugador blaugrana dentro de la cancha.

Con el pitazo final el brasileño no aguantó más. Desmoronado fue el primero en arrojarse al suelo y taparse su rostro para llorar… un llanto que le quebró el corazón a más de un aficionado del abarrotado Camp Nou.

El primero en ir por su rescate fue su excompañero, y hoy rival con la Juventus, Dani Alves, quien de inmediato le recordó a su compatriota su grandeza y lo levantó para el aplauso de la grada.

Las lágrimas que colmaban los ojos claros del delantero catalán, fueron obra de la frustración de volver a quedar fuera en cuartos de final por segundo torneo consecutivo y ante su público.

Alves, quien arropó a Neymar a su llegada a Cataluña, dejó de lado sus colores para apoyar en el difícil momento de su amigo.

“Le dije que esto funciona así. Yo no quería enfrentar al Barcelona, porque ya lo vivimos juntos y ahora lo viviríamos separados. Es duro cuando hay sentimientos”, mencionó el lateral de la Juventus que ahora esperará rival en semifinales.

Juntos lograron levantar la Champions del 2015 precisamente ante La Vecchia Segnora.

Para sumar a la deportividad de la Juve, el colombiano Juan Guillermo Cuadrado también abandonó el festejo de su equipo para solidarizarse con su colega sudamericano.

Pero ninguno puro parar el llanto. Ninguno pudo contener al brasileño, que se fue a los vestidores entre lágrimas, para conmover a la feligresía blaugrana que se despidió con amargura de la gran cita de clubes.