Última Hora

Desde la noche de este lunes la intensidad en las erupciones del Poás se reducen.

En las últimas horas el coloso mantiene una emanación de gas con escasa expulsión de ceniza.

Los expertos advierten, sin embargo, que esto no debe llevar a la población a una falsa percepción de calma ya que las condiciones aún son inestables.

Ya este martes incluso los sistemas de monitoreo del Poás y Turrialba dejan ver un comportamiento similar en ambos colosos.

Se trata de una emanación constante de gas principalmente vapor de agua y otros aerosoles.

La vigilancia para ambos volcanes se da por igual.

En el caso del Poás se vigila el nivel del lago en el cráter ya que dependiendo de la actividad y carga del mismo no se descarta una baja en su nivel.