Última Hora

Un nuevo escándalo por sobreventa de boletos se cierne sobre una aerolínea, en esta ocasión se trata de Air Canada.

El diario The Guardian publicó que Air Canada dejó sin espacio a un menor de 10 años -que viajaría con sus padres de vacaciones a Costa Rica- por sobreventa.

La empresa se disculpó y reconoció el error y anunció una indemnización "muy generosa", la cual no ha sido aceptada aún por la familia.

En declaraciones a CBC -la radio pública canadiense-, el padre del niño, Brett Doyle de 41 años, contó que compró los boletos desde agosto pasado para venir a nuestro país en marzo. 

Un día antes del vuelo, -el 15 de marzo- Doyle comprobó que su hijo Cole no tenía espacio; la madre del niño llamada Shanna Elizabeth Doyle de 40 años se fue al aeropuerto para averiguar qué se podía hacer y le comunicaron que efectivamente no había espacio para el pequeño porque habían vendido 34 tiquetes para un avión con espacio para 28 personas.

Ella preguntó si podía ceder su asiento al niño, pero en la aerolínea le informaron que si lo hacía no había certeza de que ese campo se lo dieran a Cole.

Lea también: 7 cosas que las aerolíneas pueden hacer con sus pasajeros y que posiblemente ellos no saben.

¿Qué hizo la familia? Los papás decidieron que la mamá y uno de los hijos se vendrían en el vuelo desde la ciudad de Charlottetown, capital de la provincia de la Isla del Príncipe Eduardo. El papá y Cole reservaron un vuelo desde otra ciudad a dos horas en carro. Pero al llegar al aeropuerto les informaron que el vuelo había sido cancelado.

Fue entonces cuando tuvieron que conducir a otra ciudad -Halifax, en Nueva Escocia- para tomar otro vuelo al día después. La odisea les costó cerca de $900 adicionales.

"Estamos tratando de averiguar qué salió mal y nos hemos disculpado con el señor Doyle y su familia, además de haberles ofrecido una compensación muy generosa por los inconvenientes", anunció una portavoz.

"Sin parecer codicioso, lo que realmente me gustaría es hacer el viaje que habíamos planeado durante tantos meses y este vale -un bono de poco menos de $2.000 en vuelos que caducan dentro de un año- no nos llega para ello", explicó el padre a medios canadienses.

"Gastamos cientos, si no miles de dólares, en un billete de avión y no nos garantizan ni un asiento, así que mi pregunta es ¿qué es lo que estamos pagando?", declaró la madre. "Hasta que no salimos en los medios no se pusieron en contacto con nosotros", agregó.

Datos aportados por Migración a Teletica.com indican que la familia ingresó a Costa Rica por el aeropuerto Juan Santamaría el pasado 16 de marzo y salió el 24.

Este caso surge en momentos cuando United se encuentra en la picota, luego de dos incidentes reportados en menos de una semana.

El último ocurrió este fin de semana en Houston cuando una pareja de novios procedente de Utah y que se dirigía a Costa Rica para su boda fue sacada del avión.

Los novios aseguraron que la aerolínea no quiso reubicarlos en otros asientos, puesto que los suyos estaban ocupados por una tercera persona que se quedó dormida.

La empresa, por su parte, alega que la pareja quiso que los recolocaran en asientos más caros sin pagar por la diferencia, lo que los novios negaron. Al final fueron sacados por un oficial federal. 

Michael Holh, de 37 años, y su prometida Amber Mae Maxwell, de 29 años, lograron llegar a Costa Rica el domingo y la boda está prevista para este martes.

Lea también: Pareja que fue sacada de avión de United logró llegar a Costa Rica para su boda.

Días atrás, un pasajero fue sacado a rastras de un vuelo de United Airlines en Estados Unidos por sobreventa y sufrió una fractura en la nariz, una conmoción cerebral y perdió varios dientes, dijo su abogado el jueves. Un día después trascendió que el hombre demandó a la aerolínea.

David Dao fue dado de alta del hospital la madrugada del jueves y se encuentra en una "ubicación segura", dijo su abogado Thomas Demetrio, en una conferencia de prensa.

Lea también: Furia por la manera en la que sacaron a pasajero a rastras de avión de United.

En una entrevista posterior con la cadena ABC, al ser preguntado si ha considerado dimitir tras el escándalo, Óscar Muñoz, director ejecutivo, fue claro: "No. Fui concontratado para hacer United mejor, y esto es lo que seguiré haciendo", afirmó.