Última Hora

Esta noticia no debería extrañar; es más, perfectamente podría ser publicada en unos días y la historia sería la misma: La Sabana amanece inundada por la basura. 

Los escasos basureros que hay en este parque metropolitano josefino de 72 hectáreas están desbordados por toda clase de desechos orgánicos e inorgánicos. 

Tanto en su interior como en sus alrededores hay restos de comida, botellas plásticas, bolsas, empaques y cajas que alguna vez transportaron alimentos. 

La basura también está presente en esquinas, dispersas entre los árboles o asida a la malla del parque de educación vial ubicado frente al ICE, en Sabana norte.

¿Y usted se preguntará qué pasó con la recolección en estos días santos? El Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder) es el ente responsable por el ornato de este pulmón capitalino, pero a esta hora no hay respuesta que explique este escenario lamentable. 

Aunado a lo anterior cabe destacar la escasa o falta de cultura, nula responsabilidad ambiental e ínfima educación de quienes visitan La Sabana.

Esta gente prefiere dejar sus desechos allí tirados en lugar de llevárselos a su casa o a un basurero que no esté desbordado fuera del parque.

Así que si usted camina por esta zona no se extrañe si tropieza con alguno de los desechos desperdigados por diferentes puntos de este espacio, que fue concebido en buena teoría para el recreo y disfrute sanos y limpios de la familia.