Última Hora

No ha pasado una semana del escándalo que sacudió -y aún sacude- a United por el pasajero sacado a rastras de un avión y al que le provocaron heridas cuando la aerolínea se ve metida en otro lío ocurido este sábado en Houston.

Medios de prensa locales dieron cuenta este domingo del caso de una pareja de Utah que se dirigía a Costa Rica para su boda cuando en una escala en el aeropuerto Intercontinental George Bush fue sacada del avión.

De acuerdo con la prensa, la pareja habría sido sacada por un oficial federal porque no estaba sentada en sus respectivos asientos. 

Lea también: Las 7 cosas que una aerolínea puede hacer con los pasajeros y que probablemente no sabías.

En declaraciones al canal KHOU-TV Michael Hohl indicó que él y su prometida estaban en otros asientos porque dos personas se quedaron dormidas en sus asientos indicados en sus tiquetes.

A pesar de las explicaciones al oficial, este terminó sacando a los dos novios y la empresa les reprogramó el viaje para este domingo. La boda en Costa Rica está programada para este martes.

Por su parte, United explicó que la pareja habría exigido ser reubicada en asientos más caros sin pagar de más y que, a pesar de que se le explicó que no era posible, los novios insistieron en su petición. Y fue entonces cuando fue necesaria la presencia del oficial federal.

"Ellos fueron requeridos para que abandonaran el vuelo y expusieran su queja. Le ofrecimos un descuento en el hotel por la noche -del sábado- y los reubicamos en otros vuelos para la mañana del domingo", explicó un vocero según consigna The Washington Post.

Días atrás, un pasajero fue sacado a rastras de un vuelo de United Airlines en Estados Unidos y sufrió una fractura en la nariz, una conmoción cerebral y perdió varios dientes, dijo su abogado el jueves. Un día después trascendió que el hombre demandó a la aerolínea.

David Dao fue dado de alta del hospital la madrugada del jueves y se encuentra en una "ubicación segura", dijo su abogado Thomas Demetrio, en una conferencia de prensa.

En una entrevista posterior con la cadena ABC, al ser preguntado si ha considerado dimitir tras el escándalo, Óscar Muñoz, director ejecutivo, fue claro: "No. Fui concontratado para hacer United mejor, y esto es lo que seguiré haciendo", afirmó.

"Nadie debe ser maltratado de esa manera", afirmó. "Quiero que sepan que asumimos la plena responsabilidad y que trabajaremos para arreglarlo", acotó.