Última Hora

El medio campista del Árabe Unido y la selección panameña de futbol, Amílcar Henríquez, murió la tarde de este sábado luego de recibir varios impactos de bala.

La noticia fue confirmada por varios medios panameños y la federación local de futbol.

El jugador de 33 años al parecer se encontraba en la zona de Nuevo Colón, en la provincia de Colón cuando ocurrieron los hechos, tal y como lo indica tvn-2.com.

Mientras que laestrella.com.pa reportó que “un vehículo sedán  llegó al lugar,  donde un sujeto se bajó y  disparó varias veces contra el futbolista”.

Tras el ataque Henríquez fue llevado a la clínica local donde falleció.

Henríquez jugaba en el club Árabe Unido de Colón, el equipo más laureado del país con 15 títulos, y su último partido lo había disputado el miércoles contra el Chorrillo, dentro de la Liga Panameña de Fútbol.

El volante jugó también en los equipos colombianos Independiente de Medellín (2012-2014), América de Cali (2015-2016), Real Cartagena (2015) y Atlético Huila (2009-2012) y en el costarricense Santacruceña (2008).

Internacional todo terreno 

Henríquez, conocido también como "Mickey", era uno de los jugadores más veteranos de la selección panameña de fútbol, con la que disputó 83 partidos desde 2005, cuando debutó ante El Salvador.

"No tengo palabras sólo puedo decirte hasta el cielo que Te amo mucho hermano", escribió en Twitter su compañero de selección y también exjugador de Árabe, Armando Cooper.

El Independiente de Medellín también lamentó "profundamente" en esta red social la muerte de su exjugador con un "hasta siempre, crack".

Henríquez se desempeñaba como centrocampista de recuperación por delante de la defensa y su enorme despliegue físico le permitía también generar fútbol de ataque.

Con la selección de su país levantó en 2009 la Copa Centroamericana, además de disputar las fases de clasificación para los Mundiales de Alemania-2006, Sudáfrica-2010, Brasil-2014 y Rusia-2018.

En el actual hexagonal de Concacaf para la Copa del Mundo de Rusia del próximo año jugó en los cuatro partidos que ha disputado el conjunto canalero hasta la fecha, el último frente a Estados Unidos, en el que participó 20 minutos.

Nueva página violenta

Igual que la leyenda del fútbol panameño Julio Dely Valdés, Henríquez era oriundo de Colón, una ciudad castigada por la violencia de las pandillas y el narcotráfico.

La muerte de Henríquez se suma a otros casos donde futbolistas panameños, la mayoría de ellos procedentes de barrios humildes, han sido asesinados o encarcelados por diferentes delitos. 

En 2011 el arquero de Plaza Amador, Eric Luna, fue asesinado a balazos cuando se encontraban conversando frente a su casa. 

Ese mismo año Abdul Chiari, exinternacional y ayudante técnico del Árabe Unido, murió a tiros cuando se dirigía al entrenamiento del equipo.

La misma suerte corrió el futbolista Javier de la Rosa, del equipo Chorrillo, muerto a balazos a las afueras del estadio donde minutos antes su equipo había jugado.

Otros exinternacionales como el arquero Óscar McFarlane o el delantero José Luís Garcés han sido detenidos y encarcelados acusados de delitos.

McFarlane, arrestado este año por presunta posesión de droga, fue detenido en 2008 por porte ilegal de armas y en 2011 por un homicidio del que finalmente fue absuelto.

Por su parte, Garcés fue condenado en 2005 por el delito de tentativa de homicidio, el mismo año en que el exdelantero de Árabe Unido, Kairo Óscar Martínez, fue detenido por la policía en posesión de una ametralladora mini Uzi.

Información actualizada el 16-4-17 a las 9:22 a. m.