Última Hora

Un prestigioso internado de Estados Unidos, al que acudieron personalidades como el expresidente John F. Kennedy, el actor Michael Douglas y la "primera hija estadounidense" Ivanka Trump, publicó un reporte detallado sobre presuntos abusos sexuales ocurridos durante más de cuatro décadas. 

El colegio privado Choate Rosemary Hall en Wallingford (Connecticut, noreste) -cuya matrícula cuesta actualmente $43.500 dólares- dio a conocer un extenso informe sobre la supuesta conducta sexual inapropiada de 12 exprofesores contra estudiantes entre 1963 y 2010.

La escuela encargó una investigación interna después de que las acusaciones salieran a la luz y del "alarmante" incremento de informaciones en otros colegios. Una serie de prestigiosos centros privados del país han sido señalados por acusaciones similares.

Choate dijo haber corroborado abusos ocurridos en 1960, aunque la mayoría tuvo lugar en la década 1980. También hubo un "puñado" de reportes de conducta sexual inapropiada en el decenio de 2010.

Entre las víctimas hay tanto hombres como mujeres.

Los exalumnos acusan a los docentes de Choate de "besos íntimos, tocamientos íntimos y actos sexuales", así como actos que incluyen "coitos forzados u obligados".

Muchos dijeron que esos encuentros "perturbaron toda su vida adulta". Ninguno de ellos lo denunció a la policía.

"Nuestras entrevistas y registros escolares mostraron que algunas veces la escuela actuó de manera rápida y decisiva. En otros casos, fue más lenta para responder y permitió que uno de los profesores permaneciera en el colegio", indicó el reporte.

Otros se fueron a trabajar a otros centros educativos.

El reporte de 48 páginas incluye a un maestro de español que salió del colegio después de atacar sexualmente a un estudiante de 17 años en una piscina durante un viaje escolar a Costa Rica.

Sobre este caso, el NYTimes publicó el hecho que habría tenido lugar en nuestro país.

"En el episodio de Costa Rica, un profesor de español llamado Jaime Rivera-Murillo es señalado de haber abusado de una estudiante de 17 años en una piscina después de haber bebido con un grupo de estudiantes. Otra estudiante llegó en ayuda de la joven.

"A la mañana siguiente los estudiantes dijeron al administrador de la escuela lo que había ocurrido, y un decano de los estudiantes viajó a Costa Rica para investigar. El señor Rivera-Murillo fue llamado de vuelta a la escuela y fue despedido "con causa justificada", pero él trabajó en otras escuelas de Connecticut, incluyendo en un puesto como director del colegio Litchfield County.

"Él renunció el pasado mes luego de que el investigador de Choate lo contactó a él así como al superintendente de distrito. Rivera-Murillo dijo que él había estado bebiendo con los estudiantes pero negó cualquier conducta inapropiada", reveló el diario.

También hay cinco exalumnos que denunciaron haber contraído herpes de un profesor de inglés y de historia del arte, quienes habían rechazado usar condones y haber forzado a un estudiante a usar pastillas anticonceptivas.

El presidente del patronato y actual director del colegio publicó el jueves una carta, en la que pidió disculpas y dijo que el informe es "devastador".