Última Hora

Washington, Estados Unidos | El presidente Donald Trump continúa tomando distancia de su consejero estratégico, el polémico Steve Bannon, virulento crítico del "establishment" y de las élites.

"Steve es un buen tipo, pero les he dicho (a su entorno) que lo corrijan o lo haré yo", dijo Trump al diario The New York Post en una entrevista publicada este miércoles.

Nombrado director general de la campaña presidencial de Trump en agosto de 2016, el ex jefe del portal de extrema derecha Breitbart News orientó fuertemente el mensaje del candidato republicano. 

Después de la victoria de Trump en noviembre, la nominación de Bannon, de 63 años, como consejero estratégico de la Casa Blanca fue criticada por agrupaciones demócratas y antirracismo.

"Steve me cae bien, pero hay que recordar que no estuvo involucrado en mi campaña hasta muy tarde", dijo el mandatario, al ser consultado si tiene confianza en su consejero.

"Ya he ganado a todos los senadores y gobernadores, y no conocía a Steve. Yo soy mi propio estratega y no es que vaya a cambiar", añadió.

El primer revés a Bannon fue la semana pasada, cuando perdió su lugar en el prestigioso Consejo de Seguridad Nacional.

Sus relaciones con el discreto yerno del mandatario, Jared Kushner, visto como el verdadero brazo derecho de Trump en las últimas semanas, se tornaron ásperas, según la prensa estadounidense.

Para los simpatizantes de Bannon, los "Kushneristas" son una especie invasiva de los "demócratas" en el seno del gobierno republicano, que impedirá al presidente concretar sus promesas a las clases populares.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, coincidió el miércoles que es "muy sano" que el presidente "no se apoye en un grupo monolítico de consejeros que digan: 'usted debe hacer solo esto y es así como se procede'".