Última Hora

Un rapero que profesaba su amistad con Lil Wayne y Chris Brown en Instagram, y publicaba fotos de drogas, armas y coches de lujo, fue hallado culpable de narcotráfico en Miami tras supuestamente vender narcóticos a ambos músicos.

Harrison García, un estadounidense de origen cubano de 27 años, posaba a menudo en Instagram mostrando su vida festiva como selecto miembro del "jet set" del hip-hop, con gruesos collares de oro y dientes enjoyados.

Bajo el usuario Muhammad_a_Lean, exponía en la red social "grandes cantidades de 'lean' y otras drogas, efectivo y armas; y alardeaba de poseer coches de lujo, entre ellos un Porsche Panamera y una Polaris Slingshot", informó el martes la fiscalía del distrito sur de Florida en un comunicado.

Su defensa argumentó que estas demostraciones públicas respondían al alarde característico de la cultura del rap y no a los verdaderos hábitos del joven, pero los miembros del jurado no estuvieron de acuerdo.

García fue hallado culpable el lunes de cinco cargos vinculados al narcotráfico y porte de armas en un tribunal federal en Miami y podría ser sentenciado a entre 5 a 25 años de prisión por la jueza Patricia Seitz en junio.

De acuerdo a la fiscalía, García distribuía -entre otras drogas- marihuana, Xanax y jarabe para la tos con codeína, que se utiliza para preparar un brebaje conocido como "lean" o "drank". También poseía varias armas, entre ellas una pistola semiautomática UZI y una AK47, y cientos de rondas de municiones.

"Es un muchacho, lo que que estaba haciendo era promover la idea de que él era un individuo rapero; un individuo que estaba involucrado con escopetas y en el narcotráfico y que fumaba mucha marihuana. Es parte de la cultura del rap", dijo a la AFP el martes su abogado, Percy Martínez.

De acuerdo al diario Miami Herald, el agente de Seguridad Interior Kevin Selent atestiguó durante el juicio que las autoridades investigan una transferencia de 15.000 dólares de Chris Brown a García, quien comentó luego en Instagram que había vendido drogas al cantante.

El joven también habría confesado tras su arresto en octubre que Lil Wayne le había comprado drogas, añadió el diario citando al agente.

Consultada por AFP, la fiscalía declinó comentar estas declaraciones, pero el abogado Martínez no negó la existencia de tal transferencia.

"La fiscalía lo único que probó es que hubo un traslado de 15.000 dólares y que el cliente mío comentó sobre ese traslado, vía Instagram en una conversación con una muchacha, como parte de su alarde", dijo Martínez. 

De acuerdo al abogado, "el propósito" de la fiscalía en realidad es "llegar a Chris Brown y Lil Wayne, porque si ellos no fueran parte del caso (...) en ningún momento habrían acusado a García a nivel federal".

Lil Wayne y Chris Brown ya han tenido varios problemas con la ley. 

El primero estuvo preso en Nueva York en 2010 por posesión ilegal de arma de fuego, mientras Brown fue arrestado el año pasado por sospechas de agresión. En 2009 golpeó brutalmente a su entonces novia, la cantante pop Rihanna.