Última Hora

Uno de los muy pocos ejemplares de caucel que quedan en el país fue rescatado de un palo de mango en el patio de una casa en Ciudad Quesada.

Se trata de una especie de felino en peligro de extinción.

La dueña de esta propiedad pensó que una serpiente se había subido a este palo de mango en el patio de su casa.

Al llegar su hijo a la casa pudo observar que era una especie de felino y de inmediato  informó a la línea de emergencia 9-1-1

Los bomberos llegaron al sitio y confirmaron la información, observaron al felino a unos 5 metros de altura en el árbol.

De inmediato llamaron a un veterinario quien explicó que se trata de un caucel, una especie de felino.

Debido a la altura a la que se encontraba decidieron sedarlo para después capturar al animal. El trabajo le llevó casi 40 minutos a bomberos, vecinos y el veterinario.

Al final lograron ponerlo a salvo y posiblemente este martes lo liberarán en el parque nacional Juan Castro Blanco.