Última Hora

Autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) hicieron un llamado a la población este viernes sobre los cuidados que se deben tener con el ayuno y las abstinencias tradicionales de la Semana Santa y lanzaron además una advertencia de los riesgos que conlleva esta práctica si no se realiza responsablemente.

 

De acuerdo con la doctora Sonia Chaverri, médico del área de salud Oreamuno, esta práctica religiosa debe cumplir con una serie de medidas y controles adecuados con el objetivo de  impedir la aparición de problemas digestivos, debilidad, hipoglucemia, mareos y hasta desmayos.

Los pacientes con alguna enfermedad crónica como diabetes o hipertensión deberán realizar el ayuno solo bajo previa autorización médica, lo mismo aplica para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, menores de edad o en periodo de crecimiento y adultos mayores de 60 años, todo esto en virtud de su vulnerabilidad y el incremento en los riesgos de deshidratación y desórdenes metabólicos que podrían presentar.

Aquellos que tengan el aval médico deberán adoptar recomendaciones nutricionales adecuadas, ser respetuosos con el horario de la toma de su tratamiento farmacológico y portar consigo sus medicamentos con una adecuada conservación, esto en caso de que surja alguna complicación.

¿Cuándo conviene parar?

Para Chaverri los principales problemas vienen cuando el ayudo es total, pues con ayunos parciales como aquel que admite líquidos es poco probable que aparezcan síntomas.

Sin embargo la especialista advirtió que conviene interrumpir el ayuno cuando aparezca alguna sensación de debilidad de cualquier grado, confusión, inquietud, desmayos e indicios de hipoglucemia, como sudoración profusa, temblor, taquicardia y fatiga, entre otros.

Otra de las principales recomendaciones consiste en evitar la práctica de actividad física en exceso, además de ingerir líquidos en abundancia para prevenir la deshidratación.

Los jugos de frutas son, por ejemplo, una buena opción para hacer ayuno sin que el cuerpo pierda demasiada energía, pues los nutrientes de estas permiten generar una sensación de saciedad y con esto mantener los niveles constantes de glucosa en sangre, según explicó la nutricionista del área de Promoción de la Salud de la CCSS, Maricruz Ramírez.

La recomendación de la experta es, además, evitar la ingesta de bebidas tales como el café, las energéticas y las alcohólicas, por ser deshidratantes y no contribuir al bienestar durante el periodo de ayuno.

Si el ayuno admite realizar una comida al día se debe incluir alimentos que contengan carbohidratos, como cereales, granos, galletas, tortillas, verduras harinosas, queso, yogurt, leche, soya, leguminosas fuente de proteínas  y  grasas esenciales que se obtienen de aceites vegetales, aguacate, aceitunas, semillas y nueces.

De la misma manera, si el  consumo de pescado y mariscos se incrementa en los platillos del menú de la Semana Mayor, conviene elegir presentaciones “blancas” como el róbalo, el bacalao, el lenguado, la merluza, la tilapia y la corvina por su bajo contenido en grasa, mientras que los pescados “azules” tales como el salmón, el atún, el arenque, la sardina, la anchoa y la anguila poseen un mayor contenido de grasa insaturada.