Última Hora

Adriana Corella, la modelo costarricense que permaneció presa en Nicaragua desde diciembre del 2015 bajo sospechas de lavado de dinero, aseguró a la prensa de ese país que no guarda rencores y que desea rehacer su vida cuanto antes.

Lea también: Modelo tica custodiaba dinero de grupo narco en Nicaragua, según la acusación.

Ella fue condenada el año pasado a cuatro años de prisión, pero días atrás un juez de Managua la liberó amparado en el artículo 95 del Código Penal, que establece que un extranjero con una prisión menor a los 5 años debe ser expulsado de Nicaragua.

Lea también: Modelo tica es condenada a 4 años de prisión por lavado de dinero.

El pasado 31 de marzo, la mujer estudiante de medicina y madre de una niña dejó la vecina país en un bus.

Lea también: Juez ordena liberación y expulsión de modelo tica Adriana Corella.

En entrevista con el diario La Prensa, Corella primero agradeció a las autoridades carcelarias por el trato, así como a sus compañeras de celda.

“Ellas y todas me estuvieron apoyando cuando tenía crisis de ansiedad, padezco de taquicardia y tenía unas arritmias horribles”, contó. Incluso, dijo que ellas la ayudaban a peinarse, maquillarse y hasta vestirse cuando debía acudir a los juzgados.

Luego, negó haber tenido algo que ver con las acusaciones en su contra. “Nunca se demostró nada, nunca me demostraron nada, nunca presentaron dónde estaban los depósitos que dijeron. Es cierto, me declararon culpable, pero eso se debió a que no tuve una buena defensa”, comentó.

Corella aseguró que desde que llegó a Costa Rica se ha dedicado a rehacer su vida, con la ayuda de su mamá y sus tíos. “Dios tiene un propósito al hacernos pasar por esta experiencia”, le dijo al rotativo.

La modelo finalizó la entrevista contando que extraña la comida nicaragüense, “especialmente el chancho con yuca y el arroz aguado”.