Última Hora

Desde que una avalancha arrasara la madrugada del sábado todo a su paso en Mocoa, un municipio del sur de Colombia, sus vecinos no han tenido descanso.

Algunos ya identificaron a sus familiares fallecidos, y los muertos suman más de 250.

Pero otros siguen buscando sin descanso a aquellos que desaparecieron con el alud, y que se calcula pueden llegar a ser cientos.

En el rastreo colaboran bomberos y miembros del ejército.

Por su parte, el gobierno colombiano y varias organizaciones desplegaron personal médico en la zona y distribuyeron víveres.

Y los países vecinos ofrecieron su apoyo para superar la tragedia.