Última Hora

743 oficiales de tránsito trabajarán desde el próximo sábado 8 de abril en el operativo de Semana Santa, que como todos los años vigilará las carreteras nacionales para tratar de reducir el número de accidentes en esos días libres.

Para este año las autoridades definieron un total de 122 operativos de control de velocidad y 20 de control de alcohol a lo largo y ancho del país. Los primeros buscan atacar la principal causa de muertes en carretera, mientras que en el primer trimestre de este 2017 siete personas han muerto por incidentes relacionados al alcohol.

“El consumo de alcohol siempre se ha dado, pero ahora hay más libertad ya que casi ningún municipio aplica Ley Seca, menos los costeros. Ese no es el problema de fondo, el problema no radica en consumir licor o que esté disponible o no en el comercio, sino cuando se conduce una moto o el carro tras ingerir alcohol”, aseguró el director de la Policía de Tránsito, Mario Calderón.

Dentro del operativo también se tienen previstas 17 visitas a terminales de autobuses para realizar pruebas aleatorias a choferes; otros 74 oficiales realizarán vigilancia activa en 1.250 kilómetros en los principales corredores viales del país, esta labor se realizará con especial énfasis entre las 10 p. m. y las 6 a. m.

Para este operativo de Semana Santa la Policía de Tránsito contará con 179 patrullas, 216 motocicletas, 49 grúas y 17 radares de control de velocidad, así como 110 alcohosensores y 9 sonómetros.

El año anterior se logró bajar la cifra de muertos en carretera esta semana, que pasó de 16 en 2015 a seis en 2016. En el 2014 la cifra fue de 8 casos.

Asimismo el año pasado se registraron 1.385 accidentes que dejaron 309 heridos y se confeccionaron 7.015 infracciones. Cuatro de los fallecidos perdieron la vida en la región Huetar Norte, uno en el Pacífico Central y otro en la Zona Atlántica.

“Muchas personas se quedan en el Valle Central, algunas asisten a procesiones o a los centros comerciales, o hacen viajes cortos a zonas rurales, el mismo día. Vamos a tener presencia en las principales cabeceras de provincia, no las vamos a descuidar, pero afortunadamente, en el Área Metropolitana no ocurrió ninguna fatalidad la Semana Santa anterior”, concluyó Calderón.