Última Hora

Qué rico es echarse un sueñito después de almorzar, ¿verdad?

Lo mejor de todo es que es buenísimo para la salud.

Echarse un sueñito en la tarde no es necesariamente algo malo. A menos que usted esté padeciendo de fatiga constantemente.

Pero si no sufre de eso, y tiene la oportunidad de darse esa siestecita, puede hacerlo, ya que trae beneficios para la salud, tales como:

-Ayuda a disminuir el estrés

-Reduce la presión arterial

-Facilita el aprendizaje

-Aumenta la concentración

-Mejora el estado de ánimo

 

Eso sí, tenga en cuenta que la siesta no debe durar más de 40 minutos.

Si usted tiene menos de 50 años, la siesta le cae muy bien. Pero si ya es adulto mayor, en realidad no necesita siestas porque su cerebro ya se desarrolló y ya no necesita dormir tanto.

En el caso de los niños, sí requieren muchas más siestas.

Antes de los 3 años pueden llegar a tomar dos siestas de hasta 3 horas.

Después de los 3 años se toman una siesta de dos horas.

Y ya a los 4 años suelen necesitar una única siesta de 45 minutos, así hasta los 5 años, aproximadamente.