Última Hora

El oficialista Lenín Moreno encabeza los resultados de la segunda vuelta presidencial en Ecuador, según los resultados oficiales.

Con el 93,54% de los votos escrutados, Lenín -ungido por el mandatario Rafael Correa- tiene el 51,06% de los votos frente al derechista Guillermo Lasso, quien tiene un 48,94%.

El diario El Comercio informó que Moreno prometió mantener programas sociales impulsados por Correa, especialmente entre los más pobres, reducir la dependencia de los ingresos del petróleo y atraer más inversión extranjera.

En tanto, Lasso tenía un plan enfocado en la reducción de impuestos, generación de empleos, atracción de inversión extranjera y en revocar el asilo al fundador de Wikileaks, Julián Assange, quien permanece en la embajada ecuatoriana en Londres desde junio del 2012.

Analistas recuerdan que gane quien gane la presidencia se encontrará un país golpeado por la prolongada caída del crudo, endeudado, con creciente desempleo y carísimo para el consumidor.

"Ambos tendrán que hacer algún tipo de ajuste, ya que endeudarse más es cada vez más difícil. De Lenín podría venir con más impuestos, pero eso le pondría en tensión con algunos sectores. Lasso podría reducir el gasto social o el tamaño del estado", explica a la AFP el politólogo Esteban Nicholls, de la Universidad Andina de Ecuador.

Poco antes de que se conocieran los primeros resultados, ambos candidatos celebraron la victoria de esta segunda ronda, a la que estaban convocados 12,8 millones de ecuatorianos. 

Al igual como ha ocurrido en otras partes del mundo, las encuestas se trenzaron en una ola de datos días antes de los comicios.

Según la empresa Perfiles de Opinión, a la que ciertos sectores vinculan con el gobierno, el exvicepresidente Moreno, del movimiento oficialista Alianza País (AP), ganaría con 52%,2 de los votos.

Pero de acuerdo con la encuestadora Cedatos, a la que el gobierno tilda de opositora, el conservador Lasso, de Creando Oportunidades (CREO), vencería con un 53,02% de los sufragios.

Estas elecciones, marcan el fin de Rafael Correa, el presidente que gracias al boom petrolero modernizó con su "Socialismo del siglo XXI" un país con fama de ingobernable, y son vistos como un nuevo test para la izquierda latinoamericana, tras el giro a la derecha que hicieron recientemente países como Argentina, Brasil y Perú.

En la primera vuelta del 19 de febrero, en que también se celebraron elecciones legislativas, el oficialismo aseguró la mayoría absoluta con 74 curules en un total de 137, cuando actualmente ostenta dos tercios. Una eventual victoria opositora podría dificultar la gobernabilidad del país.