Última Hora

Un juez con 24 años de carrera en El Salvador huyó de ese país, junto con su familia, por amenazas constantes por parte de los pandilleros, luego de que él encarcelara a varios mareros por múltiples delitos.

De acuerdo con El Diario de Hoy, el juez identificado como Carlos M.C.F y quien se desempeñaba como letrado de paz en San Vicente no soportó el embate de amenazas de los pandilleros, que incluso llegaron a advertirle que atentarían contra la vida de su familia si seguía encarcelando a miembros de las temidas maras Salvatrucha y 18.

El rotativo indica que el juz solicitó asilo político en otra nación que no identificó por temas se seguridad, y que salió con su esposa e hijos dejando atrás no solo bienes materiales obtenidos con mucho esfuerzo sino también famila, amigos y una carrera en ascenso.

Este juez es uno de los 25 que en los últimos años han recibido amenazas de muerte por parte de las pandillas, según cifras oficiales.

Los que deciden quedarse en el país cuentan con protección policial, pero otros han optado por irse del país.

El rotativo agrega que en el caso del juez Carlos, los mareros no solo llegaron a pintarle el carro con las siglas de una de las agurpaciones (MS, de Mara Salvatrucha), sino que vigilaban a todos los empleados judiciales del circuito de San Vicente.

"Agosto del 2016, a solicitud de la Fiscalía, autorizó allanamientos a casas donde residían pandilleros en San Sebastián y sus alrededores. Precisamente ese día cuando salía del juzgado a las 7:30 de la noche, tuvo su primer pesadilla. Al dirigirse a su vehículo, se encontró con no menos de seis pandilleros que le interrumpieron el paso.

"Uno de los mareros se puso enmedio de la calle, levantó su mano derecha y le apuntó con un revólver. Aparte de amenazarlo, no le permitía que pasara hasta su auto.

"En ese momento no pensó más que en su familia. Él esperaba lo peor. Como un milagro que Dios le enviaba, otro de los pandilleros apodado El Trece, uno de los supuestos cabecillas de la MS en San Sebastián, le ordenó al individuo que se calmara, que lo dejara pasar y que no le hiciera ningún daño", escribió el diario en su edición de este domingo.

El juez relató que las pandillas están tratando de infiltrarse en los estamentos judiciales salvadoreños. Él conoció el caso de un juez suplente al que le cancelaron el permiso porque era pandillero o tenía nexos con esos grupos.

También dijo que hay pandilleros que están en las universidades estudiando leyes porque desean hacer carrera judicial.