Última Hora

Internacional

Morales califica a Correa de valiente por firmeza ante EEUU por caso Snowden

El presidente de Bolivia, Evo Morales, saludó este viernes a su par de Ecuador, Rafael Correa, por demostrar "valentía" al rechazar ser "chantajeado" por Estados Unidos...

AFP Agencia Hace 6/28/2013 8:29:00 PM

LA PAZ, 29 junio 2013 (AFP) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, saludó este viernes a su par de Ecuador, Rafael Correa, por demostrar "valentía" al rechazar ser "chantajeado" por Estados Unidos para que le entregue al prófugo estadounidense Edward Snowden si éste pidiera asilo político a Quito.

El gobierno de Correa comunicó el jueves que renunciaba a la aplicación de la ley de preferencias arancelarias andinas, un mecanismo para favorecer el comercio por sus esfuerzos en la lucha antidrogas, tras recibir una comunicación de Washington con esa exigencia contra el técnico informático.

"Saludo la valentía del compañero presidente de Ecuador, Rafael Correa, que en vez de ser chantajeado y sometido a ese condicionamiento del gobierno de Estados Unidos ha preferido renunciar a la ATPDEA (siglas del convenio de preferencias arancelarias)", dijo Morales durante un acto público en la región amazónica de Pando (norte).

Para el gobernante boliviano, un indígena de tendencia izquierdista y con constantes roces con la Casa Blanca, la actitud de su par ecuatoriano "se llama tener dignidad por América Latina y el Caribe" y acotó en tono efusivo: "¡Felicidades compañero Rafael Correa!".

Morales insistió en que ahora corresponde actuar en solidaridad con Ecuador. "Ahora tenemos que trabajar para ayudarnos entre nosotros, para darnos mercados internos y para dejarnos de someter al gobierno de Estados Unidos", advirtió.

Quito indicó que "no acepta presiones ni amenazas de nadie", aunque no confirmó si daría asilo político al excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), reclamado por Estados Unidos.

Snowden es sindicado de haber filtrado a la prensa la existencia de un programa de espionaje masivo de comunicaciones telefónicas y de internet por parte de los servicios de inteligencia de ese país.

El gobernante boliviano acusó varias veces a la Casa Blanca de desplegar acciones desestabilizadoras y por ello expulsó del país a fines de 2008 al embajador estadounidense y luego a la agencia antidrogas DEA.