Última Hora

 La noticia de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó a Costa Rica permitir la fertilización in vitro, anunciada en diciembre pasado, se convirtió en un alegrón de burro para Evelyn Zuñiga, una mujer que guarda en la este procedimiento la esperanza de ser madre.

“No tengo palabras para describir la alegría que siento, pero así como existe esa alegría, siento una gran tristeza de ver que el Gobierno no pone de su parte”, dijo.

Hace varios años, ella y su esposo recibieron la noticia de que no pueden ser padres por un problema que ella padece en las trompas de Falopio.

“Durante últimos seis años hemos intentado tener bebés, pero los médicos determinaron que era imposible por métodos naturales, y la única oportunidad para ser madre biológica es por medio de fertilización in vitro”, explicó.

Al ver que seis meses después de que la Corte dio esta orden no hay ningún avance en Costa Rica, ella pide que respeten su derecho a ser madre. 

“Creo que tengo derecho de tener mi hijo, de ser la madre de mi hijo, de ver crecer mi pancita. Quiero saber qué se siente ese milagro”.

Su situación económica no le permite hacerlo en otro país, como sí lo han hecho otras parejas.

Evelyn tiene un mensaje para quienes bloquean esta opción en nuestro país: “que trabajen, que se ganen el salario, que hagan lo que tienen que hacer, no lo que ellos piensan (…) respeten nuestros derechos”.