Última Hora

En el último ultrasonido, 15 días antes de la fecha de su parto a Claudia le dijeron que la bebé que llevaba en su vientre tenía un tumor. Entró en labor de parto 3 horas después.

Lo que le siguió fue una carrera contra el tiempo para salvar a Camila, donde un ángel tuvo un papel muy especial.

Camila nos recibió vestida de princesa y sonrió cuando la saludé con reverencia y le dije su majestad. Camila tiene 3 años.

"Desde que nació se le detectó un tumor en su hígado, a los ocho meses se iba a operar para extraer el tumor, pero se dieron cuenta que no podía hacerlo", comentó Claudia Gómez, madre de Camila. 

Si la quimioterapia es un proceso duro para un adulto, es importante entender que Camila lo vivió desde los primeros meses de su vida. Nació luchando y nunca se dio por vencida.

"Al momento que se terminaron las quimioterapias, no teníamos más alternativa. Pero gracias a Dios una familia hizo una donación, y eso permitió que tres niños recibieran un trasplante", añadió su madre.

Este momento 871 pacientes están a la espera de un trasplante de órgano y se encuentran en riesgo de fallecer debido a la baja tasa de donación en costa rica. En el caso de Camila, la noticia que les cambió la vida llegó un jueves santo a las 9 de la noche.

"En el caso de la donación de órganos, todavía cuando se refiere a un hijo, debe ser más difícil, pero esa familia de gran corazón donó vida. Nosotros ahora le celebramos el día de su cumpleaños y el día del trasplante", concluyó su madre.

Esta es la semana de la cultura de la donación de órganos y tejidos en Costa Rica, un momento ideal para reflexionar sobre un tema, que le permite seguir viviendo a muchas personas.