Última Hora

Internacional

Indocumentados homosexuales podrán casarse y vivir en EEUU

Ismael Ramírez podrá casarse con su novio y por ende vivir legalmente en Estados Unidos, un derecho que antes disfrutaban sólo las parejas heterosexuales....

AFP Agencia Hace 6/26/2013 4:49:00 PM

LOS ÁNGELES, 26 junio 2013 (AFP) - Ismael Ramírez podrá casarse con su novio y por ende vivir legalmente en Estados Unidos, un derecho que antes disfrutaban sólo las parejas heterosexuales y que dejó de ser este miércoles un obstáculo en la reforma migratoria que define el Congreso.

"Me siento con más animo, más alegría y más esperanza, porque voy a poder salir a visitar a mi gente y voy a tener la oportunidad de cumplir en este país como el país nos lo exige", dijo Ramírez, un cocinero indocumentado de 37 años que llegó a Los Ángeles desde México hace siete.

Hace más de un año, Ramírez y su novio (Jacques Hurtado, un mesero mexicano de 34 años) planeaban casarse "para obtener el respeto de la sociedad".

"Pero ahora que podemos tener los beneficios de una pareja normal", explicó a la AFP, "yo me beneficiaría porque él es residente y yo no".

Gracias a que la Corte Suprema decidió que los homosexuales recibirán iguales beneficios federales que los heterosexuales, quedó resuelto un polémico aspecto de la reforma migratoria en discusión: el derecho de los ciudadanos estadounidenses gays de patrocinar las visas de sus parejas extranjeras.

Los republicanos eran reacios a incluir a los homosexuales en el cuerpo de la reforma migratoria, que el Senado podría votar esta semana para su traslado a la Cámara de Representantes. En medio de las negociaciones, los demócratas habían decidido esperar a la decisión de la Corte Suprema para zanjar el tema.

Ahora, los homosexuales podrían quedar automáticamente incluidos en cualquier proyecto de reforma migratoria.

"Con la decisión de la Corte Suprema, parece que el principio contra la discriminación que estuve apoyando se aplicará a nuestras leyes migratorias", dijo en el piso de la Cámara Alta el senador Patrick Leahy, responsable de intentar ampliar la reforma a los homosexuales, según la revista Político.

"Al fin podremos decirles a nuestras familias que sí tenemos derecho a la tarjeta de residencia", dijo Rachel Tiven, directora del organismo de defensa de los inmigrantes homosexuales Immigration Equality, con sede en Washington.

"La decisión de hoy literalmente cambiará la vida de aquellos que han sufrido (...) bajo nuestras leyes discriminatorias", agregó en un comunicado.

Líderes de la comunidad homosexual latina en Los Ángeles también saludaron la decisión, aunque demandaron que todos los gays, y no sólo una élite económica, sean beneficiarios.

"Es un día de gran celebración" para los gays latinos, aunque "no se logró todo. Aún hay retos en una comunidad que no tiene acceso a asuntos de justicia económica, educación ni derechos migratorios", dijo Óscar De La O, director de la ONG de defensa de los derechos humanos Bienestar.

"Una comunidad que vive al margen de la comunidad gay en general y no siente que tiene la facultad de ejercer sus derechos humanos, no se beneficia de lo que sucedió hoy, porque carece de información y educación", dijo a la AFP, citando la pobreza y la exclusión.

De su lado, Robin Tyler, quien formó junto a Diane Olsen la primera pareja gay en casarse en California en 2008 -durante un breve período en el cual fue habilitado el matrimonio homosexual-, también recordó el drama de las parejas binacionales.

Nombrando a dos amigas extranjeras que no pueden vivir legalmente en Estados Unidos con sus novias, comentó: "Ellas ahora podrán venir y casarse y lograr que sus matrimonios sean reconocidos; y podrán inmigrar con sus parejas".