Última Hora

Para poder realizar un trasplante se requiere de intervención rápida y adecuada, pues cada segundo cuenta.

Para que esa intervención sea efectiva alguien debe hacer un trabajo complicado y doloroso: pedir a familias que están atravesando el momento más difícil de sus vidas que donen los órganos de sus seres queridos.

Según datos de la Caja del Seguro Social en este momento 871 pacientes están a la espera de un trasplante de órgano, 146 de ellos requieren de un riñón, 125 de un hígado, y 600 de un reemplazo de córnea. Según Álvaro Meoño, del Centro de Trasplante Hepático, los costarricenses están dispuestos a quien lo necesite.

La mayoría de las familias, sabiendo lo que su ser querido habría deseado, respetan sus decisiones de convertirlo en donador de órganos. La duda nace cuando no se conocían los deseos de la persona.

Si usted ha retrasado su decisión de ser donante debido a la información posiblemente inexacta, infórmese, haga preguntas y comunique a sus seres queridos, que su decisión tiene la capacidad de dar vida.