Última Hora

Internacional

Snowden en Hong Kong: soledad, pizza y teléfonos móviles en la nevera

AFP Agencia Hace 6/25/2013 12:43:00 PM

Edward Snowden, el informático que Estados Unidos reclama por espionaje, pasó sus días de exilio en Hong Kong en solitario, cambiando de residencia y sólo se permitió una fiesta para celebrar su cumpleaños con pizza pero con los teléfonos móviles de los invitados dentro de la nevera.

Snowden llegó a Hong Kong el pasado 20 de mayo proveniente de Hawai, donde trabajaba como consultor para la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense. "Llegó solo. Se sentía abandonado y contactó organizaciones de defensa de los derechos humanos", dijo Alberto Ho, un político local que le ofreció ayuda.

Primero se instaló en un hotel de lujo durante algunos días pero al ser descubierto por la prensa "cambió de dirección una o dos veces", siempre de noche, antes de refugiarse en la residencia de un contacto local.

A pesar de las dificultades, Snowden se conformaba con tener un ordenador portátil para estar en contacto con sus allegados, según Ho.

Hace una semana, Snowden celebró su 30º cumpleaños en compañía de un grupo selecto, a quienes ofreció pizzas y latas de Pepsi. Sin embargo, exigió a todos los invitados que colocaran sus teléfonos móviles en una nevera para evitar que comunicaran con el exterior.

Luego Snowden, explicó Ho, recibió la visita de un "misterioso emisario" que le explicó que el gobierno de Hong Kong tendría que analizar la petición de extradición de Estados Unidos.

Ese mismo emisario, sin embargo, le ofreció la solución y le dijo que las autoridades locales no tratarían de detenerlo si se iba del país antes del examen del pedido de extradición.

Según Ho, Snowden decidió irse de Hong Kong el viernes por la noche para evitar pasar las próximas semanas en una cárcel mientras el gobierno analizaba el pedido de extradición.

Snowden se presentó en el aeropuerto de Hong Kong acompañado por el abogado Jonathan Man, en el caso de que agentes de la policía o de inmigración decidieran arrestarlo. Pero no tuvo grandes dificultades y pudo subir al avión que le sacó de Hong Kong.

Julian Assange, fundador de la organización WikiLeaks, le había conseguido un salvoconducto emitido por el gobierno de Ecuador.