Última Hora

El temblor de este domingo 23 de junio a las 2:00 p.m., tuvo una magnitud de 5.5 grados y se le considera la segunda réplica más fuerte del terremoto de setiembre anterior en Nicoya.

Su origen estuvo a 15 kilómetros de profundidad, a 16 kilómetros noroeste de Sámara en Nicoya.

Cerca de cumplirse 10 meses de aquel sismo de 7,6 grados, la Red Sismológica Nacional registra miles de movimientos a raíz de aquel evento.

Luego de aquel 5 de setiembre, el 24 de noviembre ocurrió la réplica más fuerte de 6,1 grados.

La de ayer se suma a otros tres movimientos que superan los 5 grados, ocurridos dos en setiembre y uno más en octubre.

También hay 184 movimientos consecuencia del terremoto de Nicoya que superan los 4 grados registrados desde el evento principal.

Todos esos movimientos se originaron en un área de aproximadamente 4 mil metros cuadrados al noroeste del territorio nacional. Es decir una porción de tierra con 100 kilómetros de largo y unos 40 de ancho.

Además, aquel sismo de Nicoya disparó actividad que provocó enjambres en zonas como Isla Calero, Irazú-Turrialba así como Paraíso-Orosi.