Última Hora

Internacional

Ley de aborto firme en Uruguay según sus impulsores, tras fracaso de referendo

El fracaso de la consulta para someter a referéndum la ley que habilitó el aborto en Uruguay revela que la sociedad está madura para seguir avanzando en los derechos de las mujeres...

AFP Agencia Hace 6/24/2013 1:49:00 PM

El fracaso de la consulta para someter a referéndum la ley que habilitó el aborto en Uruguay revela que la sociedad está madura para seguir avanzando en los derechos de las mujeres, evaluaron los defensores del derecho al aborto, mientras que algunos grupos "pro-vida" prometen seguir dando pelea.

"Estamos contentas", admitió Lilián Abracinskas, directora de la organización Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), promotora del aborto legal.

"Porque de alguna manera es una legitimación de una agenda social que costó mucho construir.
Fueron muchos años en los que pasamos por distintas etapas: primero, hacer visible una práctica que estaba invisible; segundo, ponerla en una agenda política para exigir respuestas; y tercero, 12 años de ir batallando para que hubiera un cambio legal", dijo a la AFP.

El domingo, solo 232.841 personas se pronunciaron a favor de convocar a un referéndum para intentar derogar la ley que legalizó en 2012 el aborto en Uruguay, lo que representa al 8,88% del total de habilitados para votar, muy por debajo del 25% requerido.

Para Abracinskas, "la contundencia de la no adhesión da cuenta de que nuestros planteos y reivindicaciones eran legítimos".

MYSU ha cuestionado la ley vigente porque, para acceder a un aborto en forma gratuita en las instituciones de salud, dentro de las primeras 12 semanas de gestación, la mujer debe entrevistarse con un equipo interdisciplinario que le informa sobre los riesgos, alternativas, programas de apoyo a la maternidad y de adopción.

Según Abracinskas, esto busca desestimular la práctica del aborto, "cuando el objetivo debería ser evitar los embarazos no deseados", indicó, llamando a mejorar la educación sexual y el acceso a métodos anticonceptivos, y a reducir la violencia sexual y de género.

Además, la implementación de esta comisión interdisciplinaria ha sido difícil, especialmente en ciudades del interior del país.

La posibilidad de los médicos de manifestar objeción de conciencia a la práctica ha llevado a que en algunos departamentos no haya ginecólogos para realizarla, recordó Abracinskas, y quienes sí lo hacen sufren una sobrecarga "y son estigmatizados por sus propios colegas".

"Pero lo cierto es que desde diciembre pasado se vienen instalando los servicios de aborto legal y seguro, que da respuesta a la problemática de los embarazos no deseados", dijo Abracinskas. Ahora "no llegamos al fin del problema, pasamos a otra fase", opinó.

La directora de MYSU consideró un "dato preocupante" que todos los posibles candidatos presidenciales para las elecciones de 2014 fueran a votar para habilitar un referéndum. "Esto marca una brecha importante entre las candidaturas de los partidos y las demandas" sociales de las mujeres, observó.

En la misma línea, destacó que en lo que queda del actual gobierno "hay que tratar de que la gente se apropie de los servicios porque será la única manera de sostenerlos ante cualquier cambio político que haya".

"Difícil que nos quedemos quietos"
Del otro lado, el edil Carlos Iafigliola, del opositor Partido Nacional (PN) e integrante de la Comisión Pro Derogación de la ley de despenalización del aborto, admitió que el resultado de la votación fue una derrota, pero consideró que no pone fin a la campaña para derogar la norma.

"La comisión surgió el primer día de aprobación de la ley diciendo que el norte era la derogación y se habían planteado distintas opciones. Una de las posibilidades era interponer un recurso internacional en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, porque violenta el pacto de San José de Costa Rica, que obliga a los países miembros a proteger la vida desde la concepción", dijo a la AFP, indicando que ahora habrá que evaluar esa opción.

"Para quienes hace tiempo trabajamos en defensa de la vida es una votación que tenemos que tener en cuenta y la respetamos, pero por convicciones va a ser muy difícil que nos quedemos quietos", aseguró.

En cambio, el diputado Pablo Abdala, también del PN y uno de los principales impulsores del referéndum desde otra comisión creada para ese fin, admitió que el tema se cierra "por lo menos en el tiempo inmediato".

"Si en el futuro esta discusión se reabre dependerá de las circunstancias y será la sociedad la que lo tendrá que determinar", opinó. "Ahora lo que corresponde es aceptar que se cerró una etapa y la ley quedó firme".