Última Hora

Ambientalistas piden a SETENA la revocatoria absoluta del permiso ambiental concedido a la nueva refinería que pretende construir RECOPE con financiamiento chino.

El recurso, que sería presentado este miércoles, señala una serie de irregularidades cometidas por SETENA a favor de la obra y contra del ambiente.

Según los ambientalistas, el primer pecado de SETENA fue haber aceptado que la llamada refinería china es una ampliación de la actual, y no un proyecto nuevo, como en realidad lo es.

Como se considera una simple ampliación, SETENA lo eximió de un conjunto de trámites que tienen que hacer todos los costarricenses con sus construcciones. Entre ellos, se les eximió del formulario llamado D1, que constituye el corazón mismo del estudio de impacto ambiental.

Agregan que ya RECOPE está haciendo talas de árboles que deben ser detenidas de inmediato, antes de que se proceda hacer un estudio tal y como lo exige la ley.