Última Hora

Internacional

Apertura de archivos de Cruz Roja en Guantánamo sentaría un precedente peligroso

Ninguna corte del mundo ha ordenado nunca al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que abra sus archivos confidenciales sobre las visitas a prisioneros y el tribunal de crímenes de guerra de Guantánamo...

AFP Agencia Hace 6/18/2013 5:47:00 PM

Ninguna corte del mundo ha ordenado nunca al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que abra sus archivos confidenciales sobre las visitas a prisioneros y el tribunal de crímenes de guerra de Guantánamo sentaría un precedente riesgoso si es el primero en hacerlo, dijo el martes un abogado de un grupo humanitario.

Los tratados internacionales dan al CICR la responsabilidad única de visitar a los prisioneros de guerra para garantizar que son tratados humanamente, y su acceso depende de su estricta neutralidad y la capacidad para trabajar de modo privado con las autoridades penitenciarias, dijo al tribunal el abogado del CICR, William MacLean.

"Nosotros visitamos y hablamos con personas con las que nadie puede hablar", sostuvo MacLean. "La única manera de obtener acceso a esos lugares (...) es teniendo confidencialidad absoluta en nuestras comunicaciones", agregó.

Abogados de cinco prisioneros acusados de haber planeado los ataques del 11 de septiembre del 2001 pidieron ver informes confidenciales hechos por representantes de la Cruz Roja que visitaron a los acusados en el campo de detención de la Base Naval de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, en Cuba.

Los letrados creen que esos documentos pueden contener evidencia que podría poner en duda la culpabilidad de los acusados o información sobre las condiciones de su confinamiento que podría evitar una ejecución.

Los acusados incluyen al presunto autor intelectual de los ataques con aviones secuestrados en el 2001, Khalid Sheikh Mohammed, y otros cuatro prisioneros.

Ellos podrían afrontar la pena de muerte si un jurado de oficiales militares estadounidenses los condena por cargos que incluyen terrorismo, secuestro y asesinato de 2.976 personas en Nueva York, Washington y Pensilvania.

Los abogados defensores argumentaron que el derecho de los acusados a evitar una ejecución injusta choca con el derecho del CICR a resguardar secretos. MacLean se mostró en desacuerdo y dijo que todos los tribunales internacionales que han analizado el caso han apoyado el derecho absoluto del CICR a la confidencialidad.

"Si usted, su señoría, ordena la revelación, sería el primer tribunal en hacerlo", dijo MacLean al juez, el coronel de la armada James Pohl.

Estados Unidos formó los tribunales de Guantánamo luego de los ataques del 11 de septiembre para procesar a los cautivos en el extranjero por fuera de las cortes militares y civiles del país.

"Estos acusados podrían haber sido procesados por crímenes domésticos. En lugar de eso, fueron procesados por crímenes bajo la ley de guerra", señaló MacLean.

Debido a que Estados Unidos los acusó de violar leyes de guerra internacionales, el país norteamericano debe seguir esa legislación y respetar la confidencialidad del CICR, indicó MacLean.

El rol del CICR se encuentra establecido en las Convenciones de Ginebra, los tratados internacionales adoptados tras la Segunda Guerra Mundial para regular la conducta en conflictos armados.

Aunque objetó la posibilidad de que se ordene abrir archivos del CICR, MacLean dijo que el grupo tenía discreción para hacer públicos ciertos documentos de manera voluntaria.
El juez preguntó cómo funcionaría eso y solicitó oír más argumentos en el caso antes de tomar una decisión.

Los acusados fueron capturados en el 2002 y el 2003 y retenidos en prisiones secretas de la CIA, donde les fueron negadas visitas de la Cruz Roja. El CICR comenzó a visitarlos cuando fueron enviados a Guantánamo en el 2006, dos años antes de que accedieran a abogados.