Última Hora

Silvia Acosta nunca vio el sobrepeso como un mal, esa era su condición, desde que tiene uso de razón era así, aunque las consecuencias también fueron evidentes a temprana edad.

Por muchos años evadió la realidad. Por decirlo de algún modo, sentía una falsa comodidad con su situación.

A sus 40 años, con 160 kilogramos de peso, dos amigos suyos le hicieron entrar en razón, ser consciente de que no había comodidad alguna en su condición, sólo peligros.

Buscó ayuda profesional, y después de una valoración médica, le programaron la cirugía de bypass gástrico. El único requisito era bajar 10 kilogramos.

Ahora tendría que rebajar muchos más, usando el mismo método: ejercicio y buena alimentación.

Nunca había hecho deporte, pero de la noche a la mañana, se convirtió en una amante del ejercicio, disciplinada y esforzada.

Siempre había comido lo que quería y cuanto quería, y con la misma decisión ahora comía lo justo, de todo un poco.

Y sí, aunque cueste creerlo, sin necesidad de baypas gástrico, ni dietas mágicas, ni medicamentos, logró bajar en tres años 90 kilogramos.

Por primera vez en más de 40 años pudo hacer muchas cosas que para otros eran normales.

Ya está lista para la cirugía reconstructiva. Pero su vida ya está reconstruida. Descubrió que adentro tenía una fuerza interior capaz de todo, incluso de ganarle la guerra al sobrepeso.