Última Hora

La torre del hospital Monseñor Sanabria en Puntarenas ya comenzó a ser demolida, y se espera que pase de tener 10 pisos a solo tres.

Por cuarenta años esta torre albergó a miles de pacientes, pero el que fuera el edificio más alto en la provincia de Puntarenas llega a su final de manera parcial.

Debido al terremoto de Nicoya la estructura sufrió daños lo que no permite que siga albergando pacientes.

La demolición contempla eliminar siete de los diez pisos. Ya se comenzó la demolición de las estructuras internas y próximamente con una grúa se irán eliminando los pisos.

El hospital Monseñor Sanabria tuvo antes del terremoto 218 camas, después de la emergencia pasó a solo 45, y actualmente cuentan con 146 camas.

Los pacientes están ubicados en unas bodegas donde se construyeron tres módulos.

Anualmente el Monseñor Sanabria recibe 92 mil personas en los servicios de emergencias y entre 85 y 90 mil personas en consulta externa.

Debido a la falta de espacio, los funcionarios están reubicados.

Recientemente finalizó la remodelación de las salas de operaciones y otros servicios, pero debido al terremoto la loza de concreto del techo presenta fisuras y con las primeras lluvias se metió el agua.

Actualmente se trabaja en impermeabilizar el concreto.

La demolición de los 7 pisos elimina un área de 10 mil metros cuadrados. Los médicos confían en que una vez habilitados los tres pisos de la torre, se pueda mejorar la atención a las personas por eso piden la comprensión de los asegurados.

De momento se espera que una empresa llegue a eliminar los ascensores para comenzar a quitar los pisos.