Última Hora

Uno de los puntos que más señalan quienes se oponen a construir una nueva refinería en Moín, entre RECOPE y el gobierno chino, es el costo que tendrá el proyecto.

La obra costará cerca de $1.500 millones y producirá 60.000 barriles. Llama la atención, según consta en un artículo publicado en elsalvador.com, que en ese país un consorcio de empresarios salvadoreños anunció en septiembre del año anterior la construcción de una refinería que costaría $600 millones y produciría 30.000 barriles.

Hace dos semanas, el consultor político Juan Carlos Hidalgo analizó estos datos, y cuestiona el porqué, si bien la refinería aquí produciría el doble de barriles, el costo de 600 millones en El Salvador debería de duplicarse a $1.200 millones en Costa Rica, pero no, el costo sube a $1500 millones, $300 millones de dólares más.

En los últimos dos años, los anuncios de construir refinerías en Latinoamérica y con el apoyo del gobierno chino parecen haberse puesto de moda.

El 27 de abril del año anterior, el informativo “Lo que se vive en Nicaragua”, anunció que en ese país se construiría una refinería con apoyo del gobierno venezolano, pero, el proyecto de una empresa china.

Por diferentes razones, ni en Nicaragua ni El Salvador se ha iniciado la construcción de las refinerías anunciadas.

Mientras tanto, en Costa Rica este proyecto parece que se pagará tres veces. RECOPE pagará el préstamo para hacer la obra, también el alquiler por 15 años, y al final, para que la refinería quede solo en manos del gobierno tico, tendrá que comprarla.